Los contenidos en el entorno web

Cristina  |
  05/10/2012

La tipografía

A la hora de elegir una tipografía debemos tener en cuenta su legibilidad. No es recomendable utilizar muchas tipografías distintas dentro de un mismo contenido ni excedernos en los formatos ya que podríamos distraer al lector y que dejase de prestar atención al texto.
Dentro de las familias tipográficas encontramos la “serif” y la “sans-serif”.  Las “serif” son las que tienen remates en los bordes, líneas finas cruzadas al final de la letra. Las “sans-serif” son las de palo seco, sin “serif”, sin nada al final de cada letra.
Ejemplos de fuentes “serif”: Bodoni, Book Antiqua, Bookman Old Style, Courier, Courier New, Century Schoolbook, Garamond, Georgia, Lucida, MS Serif, New York, Times, Times New Roman, Trajan y Palatino.
Ejemplos de fuentes “sans-serif”: Arial, Arial Narrow, Arial Rounded MT Bold,Avenir, Century Gothic, Chicago, DIN, Franklin Gotih, Frutiger, Futura, Helvetica, Geneva, Impact, Monaco, MS Sans Serif, Myriad, Tahoma, Trebuchet MS y Verdana.
Para los textos de nuestra página web es mejor utilizar familias “sans-serif”. La resolución del monitor hace que las “serifs” aparezcan menos definidas y pueden dificultar la lectura.
Las fuentes web seguras eran aquellas fuentes que podíamos utilizar y se veían correctamente en todos los navegadores. Actualmente, con css3 podemos utilizar cualquier tipo de fuente.
 Blog GPI Software, tipografía web
 

El tamaño de la tipografía

El tamaño se debe ajustar a la tipografía adecuada, ni muy pequeño ni muy grande. Nos vamos a mover entre 11px y 16px. La letra pequeña es más elegante y ofrece un aspecto mas uniforme y compacto pero cansa la vista del lector. Hay que dejar a un lado la estética y centrarse en la funcionalidad y la legibilidad del texto.
Principalmente vamos a utilizar 3 tipos de tamaño distintos: el tamaño más pequeño lo utilizaremos en pies de fotografías, gráficos, aclaraciones… Para el contenido general utilizaremos un tamaño medio y para los títulos y/o subtítulos utilizaremos tamaños mayores.
Los títulos deben de ser concisos y breves, transmitir el máximo de información con las menores palabras posibles.
Podemos utilizar las negritas  para resaltar una palabra o una frase, siempre de forma responsable. Las negritas llaman mucho la atención, por lo tanto, no debemos abusar mucho de ellas o utilizarlas a modo decorativo.  No es necesario variar el tamaño de las palabras o escribirlas en mayúsculas ya que pude confundir al lector. Las mayúsculas además, son más difíciles de leer que las minúsculas y no se recomiendan para textos largos sino para palabras o encabezados.
La cursiva y el subrayado no se utilizan demasiado en los contenidos web. Las cursivas son poco legibles y el subrayado es un recurso que se utiliza más en los textos impresos ya que en el entorno web puede confundirse con links o enlaces.
 

Párrafos

Los párrafos son necesarios para organizar el texto. Deben de estar lo suficientemente separados para facilitar la lectura y evitar que el lector se canse de leer o se pierda. Los párrafos ayudan a descansar un poco la vista de la lectura y seguir el orden del texto.
Es importante tener en cuenta su anchura. Si las líneas de texto son demasiado largas, el lector puede perderse al saltar de línea, y si son muy cortas, la velocidad de lectura es mayor  pero el cambio de línea es constante  y puede que el lector no termine de leer el texto si es demasiado largo. Se recomienda que las líneas tengan un máximo de entre 60 y 70 caracteres para tener una velocidad de lectura y saltos de línea adecuados.
Los podemos alinear a la derecha, a la izquierda, centrados o justificados. Escogeremos la alineación dependiendo de nuestras necesidades. Hay que seguir un orden lógico de alineación, no podemos tener un texto alineado a la izquierda y tener otro apartado de la web con el contenido justificado. Debemos de buscar la homogenización de todos los textos de la web, es decir, que sigan una estética y una estructura similar.
Estos pequeños detalles nos ayudan a crear un sitio mas uniforme, elegante, cuidado, agradable a la vista y donde se nota la dedicación por parte de los responsables y su esfuerzo por facilitar la lectura y la visión en general al lector.
Blog GPI Software, contenidos
 

Color

El color de la tipografía debe crear un contraste claro con el fondo de la web para poder tener una lectura clara y que el lector no deba forzar la vista. Hay que vigilar con los contrastes que utilicemos, debemos de huir de  contrastes que dificulten la lectura, por ejemplo el rojo sobre azul.
Tampoco es recomendable utilizar una gran variedad de colores dentro del mismo contenido. Debemos buscar una imagen homogénea dentro del contenido y de la web en general. Hay que cuidar los textos y así, asegurar una buena lectura de los mismos. Los usuarios de la web lo agradecerán.
El color de los links y enlaces debe ser completamente diferente al del contenido y del fondo de la web. Podríamos utilizar el color que hemos elegido para los textos o títulos destacados dentro de los 3 colores diferentes que se recomienda que tenga una web.
Encontrará más información sobre el color en el entorno web visitando el siguiente artículo. El color en el entorno web.
Todos estos consejos también son adecuados para un buen posicionamiento natural (SEO). Encontrará más información sobre SEO en el siguiente artículo SEO : Preguntas básicas.

 

COMPARTIR:
|
|